domingo, 31 de enero de 2010

Con las alas


Sintiendo en el rostro ese brevísimo relámpago que abanica los eucaliptos del patio, contrasto mi propia quietud enfrentando al viento con un vestido queriendo volar. Miro el choque de las hojas contra las paredes, y cómo continúan el camino. Mis ojos son parte indeclinable de la eternidad de ese paisaje casi inmaculado, sin imaginarlo resumo el cielo en una sonrisa nueva que nace a partir de aquella lágrima que cayó sobre el tejado hace tanto tiempo, cuando también se cayó el tejado.
Alejada de lo oscuro, me preparo para palpar la textura de los sentidos, para acariciar el dolor hasta curarlo con una estrofa. Es lo que viene siempre después. Con las alas transparentes de no prohibir palabras, con las alas valientes de la alegría. Como si fumara un fasito, pero en la permanencia.


MabelBE

2 comentarios:

  1. Sencillamente hermoso...casi bendita la manera en la que tratas con el sentimiento de "la mujer", tan delicada que puedo sentir esa caricia!!!
    Un mega placer leerte Bellante!
    Que Dios guarde ese talento precioso de la palabra que te ha dado...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Que linda, Celes. Coincidencia de pasado y presente. Muchas gracias!

    ResponderEliminar

Comentarios.

· seguir por mail ·