.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

jueves, 4 de septiembre de 2008

El tiempo sin precisar

Obedezco a una habilidad, especie de arma secreta, que me
enseña que el tiempo no precisa qué es lo que transforma. Tal vez los gestos de la cara, la postura de mi cuerpo, la sensación que da color a los ojos, tu sonrisa... Así disgrego para luego tranquilizar forzosamente las nociones transitando el tema varias veces, en forma imperceptible.
El tiempo se mantiene intacto en el estremecimiento de un transcurso que refleja sólo movimientos totales.
No hay incongruencias, comprendo las transmutaciones y el comienzo de lo abstracto y lo concreto. Su esencia es la misma, y eso es lo que compartimos. 
Sin indecisiones, lo trivial es fácil de olvidar y deja paso a lo que es cierto, o único, o ambos.
Me vuelvo despersonalización animal que da fuerzas, que hace que gane el benévolo esplendor del entorno, que me muestra sin precisar márgenes. Como el tiempo en las manos.
.
MabelBE

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

· seguir por mail ·