.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Fluctuante


En la ambigüedad cielo y tierra comparten color.
Un violeta aclarado borra sonrisas con sólo mirarlo.
No azul. No verde. No colorado en las flores.
Pero sangra un manto al cubrir esos terrores
que buscan anochecer esperas
y más de un árbol permanece de pie
dándose vida entre la vibración del viento.
El pensamiento es un mar que refresca el tiempo.
Hace un frío casi mustio. Desequilibrado violeta.
Violeta vano, o diluido en indiferencia
ante algo tan desconocido como propio.
Un violeta que provoca la duración de la nada.
Tal vez aguado, sucio, opaco. No lila.
En la ambigüedad de este descolor
duele el roce del viento, que sigue vibrando.
.
Escribo antes de que amanezca, pensando en cómo haré para caminar el día, en la ropa que nunca plancharé, en los pisos, en el tiempo gastado en lavar platos, en los trámites, en las compras aburridas, en eso tan ambiguo de mi día a día que no se sabe adónde duele pero que no se puede negar por la intensidad que alcanza, y me acuesto al fin, porque lo que menos quiero es que la cosa empeore y porque sé, en esta noche que comienza a finalizar, que con esta forma de estar despierta no voy a ningún lado.
.
MabelBE

1 comentario:

  1. Ay bonita!
    Cómo es que me encuentras!
    La mujerfluctuante, ay que cosa Mabel!
    "No se dónde me duele,pero no puedo negar la intensidad que alcanza..."
    Trataré de dormir.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar

· seguir por mail ·