.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

miércoles, 24 de abril de 2013

Te dibujo la voz

Si me supongo predestinada a nunca llegar a ser, es porque tu voz es presente supremo adentro de una mirada que destina para mi cuerpo lo turbio de la afonía. Tu voz se alza a través del vapor que nos envuelve y se pasea por las resignaciones y por los suburbios de tantas respuestas con un "no se". 
Mi mente nublada, rebelde, busca tu voz, hasta cuando se niega a contarme de tus conductas sustitutivas, hasta cuando no me permite divagar sobre lo superficial recién aprendido como si fuera mi propia carne de años, hasta cuando se vuelve silencio que enjuicia mis olvidos reiterados del significado de, por ejemplo, prolegómenos o nihilismo. 
Y cómo me gusta que te importe un carajo si la energía sigue al pensamiento dentro de un yo ilusorio. Cómo me gusta dejar pasar este descalabro, mirarlo vagar fluyendo hasta que desaparece, olvidarme de él, y ya que estamos también de vos. Pero el eco de tu voz le dice a mi recuerdo que hice brote en una mente cuyo principio es la dulzura en cerrazón e incertidumbre, vamos, qué pasa conmigo que no puedo dejar de ver belleza a fuerza de moral y ética, en desayunos inexistentes y en tu gesto, que ya no es tu voz ni tu silencio, sino una mañana recién amanecida y cursilerías por el estilo. Entonces, sos, y con la misma fuerza te negás a ayudarme para que deje de imaginarme cosas, como otro cáncer, a mis hijas en manos de la báthory, que me expongan al monstruo de los mil ojos, mi pecho partido en dos. 
Entonces, que otra cosa queda más que cerrar la boca ante tal colmo de agio, no mirar a los costados y soñar que estoy en el mar un rato?. 
Al mar a hacer qué?, gritás con los ojos fijos en el periódico entre el mismo vapor que, como vos, parece fijado al aire. A dibujar, por supuesto. No, el mar es un refugio, la hoja en blanco soy yo. Vos, el lápiz de punta gastada, y a la vez una distorsión de la indiferencia. No lo sé. Yo dibujo, busco eliminar la palabra nunca y lo supremo, y el pedestal donde te subí con mi fantasía desgastada, busco eliminar una ilusión donde te subí a pura nada, a pura negación, a pura contra, que se falseó enseguida.

1 comentario:

· seguir por mail ·