.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

sábado, 18 de agosto de 2012

La exhibición y la transparencia

A mí me gusta lo dulce 
adentro de lo amargo.
Porque la potencia de lo minúsculo
en un espacio infinito
ya, en sí mismo, desgarrador
que ridiculiza el alma
hace que salgan los escombros
y me envuelvan en la tristeza
de mi propio coraje.
Como es esta costumbre! 
....................-de la que no puedo salir
que me ingresa en la vida
de esta desordenada
loca forma
y deja a la mano
una caja de regalo abierta
con mis cosas débiles adentro
y una exhibición sin arrojo verdadero.
A mí me gustan los gajos de mandarina
recién abiertos
porque el rocío que cubre sus gotas
naturaliza la desmemoria por un rato.
Y cómo es que dejé a merced
de cualquiera
la relojería de oropel
de mis capas externas y mis notas frutales
empapadas en el desamor
que corta la calle mayor de la transparencia?
¡pero yo soy amor! grito
que a mí me gusta
sacar poemas de la oscuridad
con una serena obsesión 
....................-amarga, inofensiva
dulcemente
desde el espacio que ocupa mi cuerpo.



La exhibición no supone ningún arrojo, la transparencia sí.
MabelBE
Mas o menos igual

2 comentarios:

  1. A mí ne gustan el poema y la imagen, aunque ésta sería mejor con los árboles luciendo sus ramas. El poema, en cambio es completo, no le falta el calor del follaje.

    ResponderEliminar

· seguir por mail ·