.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Anhelo

La esencia misma del anhelo es lo difícil que resulta definirlo. Se trata de algo que no se posee. El deseo de que venga algo mágico y arregle la vida. A veces eso se parece al amor, o a la nostalgia. A veces es la sensación de no estar viviendo la vida que se debería. Cuando alejamos al anhelo, deja de tener poder sobre nuestra vida. Y es posible valorarlo como a un viejo amigo que viene de visita para recordarnos que aún hay metas a alcanzar. / Wendy Bristow.

sábado, 6 de noviembre de 2010

A pesar de los esfuerzos


Por haber comprendido
le sonrío a su propia mirada
que hoy vino a despejar dudas
y que me habla con furia de la forma en que continúo estando
donde habitaban auroras escondidas.
En el aire un abrazo planea casi sin fuerzas
en medio de esta cursilería: increíble.
A pesar de los esfuerzos
sus celos son lo único fortalecido.
Y lo de "pronto llegaremos a casa para encontrarnos en la habitación quince minutos más tarde, donde una ronda de mariposas deshojará la rabia, borrará el temor, alejará la tristeza" o "sobre su pecho apoyaré el cansancio de todos los pensamientos, sobre mi espalda descansarán sus manos" es contagio de fantasía.
Lo miro. Mejor dicho, me miro amparada en mi gracia intacta dentro suyo.
A pesar de os esfuerzos
la cursilería aumenta.
Desde un espíritu a punto de explotar
contemplo todo el paisaje
y abro las ventanas, hago entrar el aire
y salgo al camino.
"Y para qué volver", las carcajadas de atrás
no son mías
porque soy respetuosa.


MabelBE

Anochecer


miércoles, 3 de noviembre de 2010

Más sueños


         ¿Estás diciendoque soy lista? 

                 ¿O que no               
         me olvido  DElosSUEÑOS? 

               A veces soy lista
      SINlamenorideaDEcómo.
.
            Los sueños, siempre presentes.
.

.
.
                                        [Ir shondo].
.



MabelBe

martes, 2 de noviembre de 2010

Es el agua


Agua en el espacio deslumbrado de sus ojos. Agua que cae, y sus labios de llovizna en el silencio.  
Un amigo me pregunta, entreverado en una sonrisa urgente, cómo anda mi vida de estrellas, que encontré entre la lluvia... -besos nuevos? soles? mariposas con paraguas? [justo hoy, que salí con la idea fija de cubrir mariposas de la niebla, indiferente a lo que muestra el opuesto, justo hoy, que de sus mejillas el agua salpica hasta mi pelo], porque busca sin éxito volverse rocío de la eterna primavera de las hadas del jardín, de esa otra especie del agua, la más fresca de todas. Mientras, como un instante de voz, neblina de la madrugada, me gesticula desde lejos que soy su temor, no alcanzo a entender si dice desaparecido o desapercibido, que soy su relato.
Como siempre, su voz acá, en el corazón, que puede representar lo inexistente para mí, me regala licencias. Entonces le contesto cosas como: -hoy he observado a una decena de aleteos viejos, suavemente pigmentados, revoloteando a su modo el aljibe de mis brazos y la apariencia de mi espalda. O: -claro, amo tus arranques en forma de signo de admiración, pero no cuando esconden interrogantes opacos. A veces, que no: -no soy yo, es el agua, le digo.
.
.
MabelBE
· las cosas de la piel ·

· seguir por mail ·