.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

sábado, 26 de mayo de 2007

Partida otra vez - Juego 40

Mar y cielo, cielo y mar, horizonte en la partida que te abriga de poesía, sitio partido donde te veo siempre [y donde hoy coloco una lágrima, me imagino que es el suelo y la pisoteo entre estas palabras y las hojas de otoño]. Más tarde verificaré que su propio estado de muerte y de vida es una partida de ajedrez. Y buscaré un abrigo porque, a pesar de este crujido del cosmos que se ha vuelto la presencia final del propio ahogo liberado, sé que en un rato tendré frío. Pero también sé que dejaste reservadas para siempre algunas hojas en la calle, para cada vez que sienta la necesidad de volver a agradecerte aquel cuidadoso cariño repetido.


Juegos / MabelBE   

jueves, 24 de mayo de 2007

Versiones


Inventarse la nada con la potencia orgullosa de un coraje nuevo.
Un cambio de adicciones.
Lo que antes servía, para el hoy nunca existió.
.
Recuperar una memoria parcial e indiferente. Es decir
desentenderse. Pero a la vez
vivir
....
varado
en el escenario ambigüo de la conjetura
y en la huida de todo lo que respira.
Otra vez la euforia sospechosa.
.
Nombrar al amor livianamente.
No preguntarse dónde habrá quedado el perfume de lo transcurrido
.
y jamás percibir
que la nada engaña. Como
...................................el oxígeno
en esas profundidades
donde nunca termina de aparecer el color del horizonte.
.
.

MabelBE

miércoles, 16 de mayo de 2007

Juego 02


Que la suerte es peón y a la vez mano que suministra y prepara alimentos. Que "no es para quién la busca" y al revés... En el ajedrez sin peones no se llega a la otra punta, pero no es la vida. La suerte hace lo que se le antoja.

Juegos / MabelBE 


jueves, 3 de mayo de 2007

Facundo Cabral

Entrevista

Pleonasmos



Sin ganas de vestir la piel que algunos dictadores [del desgarro de mi alma] esperan que sostenga, en una pelea despareja y aburridora con algunas manías y adicciones, soy  empate como resultado insistente. 
Pero a veces, vestida de cuestión pasajera, me observo abarcada entre signos elegidos por una memoria pudorosa [especialista en escaparse de las alarmas de mis tendencias] que me obliga a vivir los cambios de los demás hacia mí, con un poder merlinesco. Y desde siempre, casi siempre, soy pleonasmos, cuando busco saber qué porción de mi coraje habrá oficiado de dardo tranquilizador en lo ajeno. 
Si soy indefensa o inofensiva es consulta de un pasado que decreta feriado al día en que pasé a formar parte de lo que no importa por falta de respuestas.
Pero no estoy de paso. Vestida de sostén inexistente corro al primer llamado a participar de un instante suspendido [que vive sugiriendo que al ser liberado me liberará], sin ganas.
.
.
MabelBe

· seguir por mail ·