.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE ARROJO PROFUNDO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

domingo, 15 de septiembre de 2019

De los adverbios

De los adverbios me gusta que acaben con los estertores magros de las acciones magras, que llenen los actos de adverbialidad, que los vuelvan corajudos, que los saquen de la nadería cobarde del que no se atreve. Eso me gusta, de los adverbios: que modifiquen los verbos, que ensanchen los límites, que hagan de la prosa un lugar habitable. / Mariana Travacio.

sábado, 24 de agosto de 2019

Sintagma























Que la voz se respalde en los conceptos
de contradicciones ambiguas, estampidas
y poemas gráficos
que hacen salir de tema.
Que el merodeo del nombre, o frase,
o del fantasma de la letra principal
me vuelva palabra
...........un 'yo soy' que me cancela
y su magia a la deriva.

La superficie se connota en dejadez. 

Un sustantivo loco
deja abiertas varias puertas
en las calles sin abrigo
para refugiar al silencio
cuando deje de preguntar.
Dejo, por mi parte, las nociones
que no disciernen lo indócil del lenguaje,
preocupadas por sí mismas. Y dejo 
que ese elemento
siempre cerrado
...........del que no se entiende su por qué
mande un torrente de contraparte vital
a mi propia reflexión.
¿Que clase de palabra ronda?,
¿cuál es el riesgo, la gramática,
de qué está hecha la voz?.
Hay leyes que me expulsan de los textos
con el deseo de que quede 
en la nada
y sobreviva.
Mientras, soy opaca
y clausuro al universo
que busca estrangular sin que nadie se de cuenta.
Explico y describo. No estoy cómoda en el caos.

Que el punto de fuga combine con la estructura

de una narración azul, en plena
representación del movimiento
de la chispa, de la escena. Y que
en la calle, con la luz saliendo 
y entrando de los diálogos, 
otro movimiento, de sonido más puntual
atraiga todas las sorpresas pequeñas:
...........silencios adentro del sonido, mínimas grageas
...........
de intriga, extrañamientos alojados en espejos,
a la combinación jerárquica
del armado sintáctico del alma
y su ciencia personal.

MabelBE
 serie DESEO

domingo, 16 de junio de 2019

Sin final


La luz amanece en mis ojos, en los frascos
de miel y anís de esta mañana de domingo,
en la cocina con olor a pan tostado otoñal,
en las rodajas de naranja y en el acto
de guardar cucharas, tazas, fuentes, esas cosas...
Lleno el mate, la bombilla, cargo el termo.
Se acabaron las almendras, escribo “hay que comprar”,
también “limón, te, mermelada, manzanilla”.
La brisa que entra convive con el ritual
sedentario y tibio, donde soy la bendecida
que a través de la ventana ve nacer un nuevo día,
entre quehaceres etéreos sin signos de soledad,
como adentro de un video en repetición continua
de hace mucho tiempo atrás, sin atisbos de final.

martes, 11 de junio de 2019

La Juanita, el amuleto


Una piedra tirada
en una vereda cualquiera
se tropezó con mi sandalia
un sábado de verano
de compras y mandados.
Sangró apenas el tercer dedo
del pie izquierdo
en la porción anecdótica
de una mañana de tantas.
Me agaché con alcohol en gel
a limpiar la herida.
Cuando volví a mis cosas
la piedra
grisácea y pulida
casi suave
apareció en la palma de mi mano.
Creo que sola saltó
adentro de la cartera
porque ahí estaba
cuando busqué la billetera
para pagar en el mercado.
A la noche volví a verla
al lado del perfume de la semana
en el bolsillo de las llaves.
Al otro día estaba sobre la repisa
de la cocina.
Paseó desde entonces
por la alacena y la heladera
por la cama de Tony el gato
por la bañera
por varios libros
y etcétera.
Durante algunas tardes
un brillo azulado
exótico y grave
le nace en un costado.
A veces su sombra
dibuja flores
en la ventana.
Me la imagino
aventurera
alocada
por mar o volando
profundo
sus muchos años.
Nunca se agota.


                                  MabelBE





sábado, 20 de abril de 2019

Prospectación no es prospección



Exploro el tiempo de las aguas subterráneas en una arqueología de datos superfluos, sólo para acercarme a las indicaciones. Y seguir sin entender. Una forma más de procrastinación.
Si elijo el mismo sonido para cada nivel alcanzado, está prevaleciendo el sonido. Si elijo el mismo camino después de cada nivel alcanzado, no está prevaleciendo el camino. 
La contundencia de la estadística es destructiva por su falta de magia, aunque a veces turbe. Desde que apareció, como una sensación invasora presentí la alteración: me estaba previniendo, ojo con la efímera pulsión de esperanza, que todo puede cambiar, no mires de frente a los relámpagos, ojo que ya no está
Contesto entregando un amor en rehabilitaciónUna mirada que se confunde y el día cambia, una sílaba mal ubicada y todo puede irse al carajo, la arqueología bosquejando datos superfluos, dónde se ha visto!?
En este margen gris sin siglo le digo hierba tibia al pasto seco, y empiezo a darme miedo. A la vez, el sinfín de hipótesis que me acompaña cada mañana quiere aniquilarme, pero sólo me roe suavemente. Salvo tres cuestiones, todo me roe suavemente y nada más.

MabelBE

· seguir por mail ·