.


lunes, 23 de mayo de 2022

Un espacio perecedero

Inclinarse a seguir. Ser la propia patria y festejar las fiestas propias. No habita en mí una fecha de vencimiento, por eso decir adiós me resulta un juego. Algo a renovar, como las estaciones, como las palabras, como la mirada.


MabelBE

miércoles, 11 de mayo de 2022

Sintagma























Que la voz se respalde en los conceptos
de contradicciones ambiguas, estampidas
y poemas gráficos
que hacen salir de tema.
Que el merodeo del nombre, o frase,
o del fantasma de la letra principal
me vuelva palabra
...........un 'yo soy' que me cancela
y su magia a la deriva.

La superficie se connota en dejadez. 

Un sustantivo loco
deja abiertas varias puertas
en las calles sin abrigo
para refugiar al silencio
cuando deje de preguntar.
Dejo, por mi parte, las nociones
que no disciernen lo indócil del lenguaje,
preocupadas por sí mismas. Y dejo 
que ese elemento
siempre cerrado
...........del que no se entiende su por qué
mande un torrente de contraparte vital
a mi propia reflexión.
¿Que clase de palabra ronda?,
¿cuál es el riesgo, la gramática,
de qué está hecha la voz?.
Hay leyes que me expulsan de los textos
con el deseo de que quede 
en la nada
y sobreviva.
Mientras, soy opaca
y clausuro al universo
que busca estrangular sin que nadie se de cuenta.
Explico y describo. No estoy cómoda en el caos.

Que el punto de fuga combine con la estructura

de una narración azul, en plena
representación del movimiento
de la chispa, de la escena. Y que
en la calle, con la luz saliendo 
y entrando de los diálogos, 
otro movimiento, de sonido más puntual
atraiga todas las sorpresas pequeñas:
...........silencios adentro del sonido, mínimas grageas
...........
de intriga, extrañamientos alojados en espejos,
a la combinación jerárquica
del armado sintáctico del alma
y su ciencia personal.

MabelBE
 serie DESEO

domingo, 3 de abril de 2022

miércoles, 23 de marzo de 2022

OK Go - This Too Shall Pass - Official Video

Los perros de Hashima y el lago Bled

Siempre hay un perro al lado de lo que va dejando de importar, de lo que se vuelve más duro cuando no aparecen alternativas. Ni hablar de la nostalgia que producen las sombras de los árboles sobre el campo al caer de la tarde. No son felices ni en la niñez. Nunca quise estar en esas agonías de la hermosura cuya principal característica es la ajenitud. Será por eso que busqué ser como la isla sin nombre del lago Bled. En el alma me quedó grabada su forma de lágrima, que me recuerda a Hashima.
Yo hago latir la capacidad de ver vegetación rugiente, de músicas y sonidos conviviendo entre la voz humana, bajo techos siempre recién pintados y niños que arrojan piedras y risas desde la orilla.
Esta Hashima sin la irrealidad obtusa de silencios diminutos se ubica en el Bled, y sube por la escalera que ocupa gran parte de su suelo y bienvenida, ya sin la inutilidad del cuento de hadas pero siempre con un perro, compañero de la intemperie.
Es duro, más lo que cuesta reinventarse después, cuando no están las alternativas debidas. El dolor de vivir en el inconsciente colectivo. Ni hablar de la nostalgia que producen las sombras del atardecer en los árboles del campo.
Que suerte que existan los perros.

MabelBE