.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

martes, 31 de diciembre de 2013

Ebelina 58


Ebelina también ha dormitado la orden de escribirse.
Y ha angustiado la orden de enviar.
Sobre el riesgo del fin, en el aprender, espera
el movimiento suave que desate el ancla.
Como la gran mayoría, suelo llamar en silencio al monstruo
con absurdas repeticiones.
Y como siempre, el monstruo riega con muerte
a las Hadas del jardín
mediante el relato de las vivencias
de los pequeños hombres y mujeres de los Trece.
Ella teme que, al preguntarse si sobró especulación,
la respuesta desangre su luna
(pero al monstruo lo mató).
Ebelina ya puede acariciar el poema más preciado, el que no profiere reproches. Y yo captar mis primeras atenciones, aleluya hermano a semejante incomodidad.


® Mabel Bellante, 1995

domingo, 1 de diciembre de 2013

Concepto

Si tuviera que abandonar la perspectiva de que saldrá lo original de mí, la vida cesaría en su sentido.  Muerto el inicio y final de lo que soy. Pero no hay que tener miedo. No hay algo que tiente, nada que se pueda tocar o pisar. Pasión que adolece de la valentía que se admira en los héroes [esos en los que no se cree totalmente].

Mi mundo es un archivo de luces que se apagan ni bien enceguecen. Tantas frases largas donde lo esencial es el guardián, -“aquí ustedes no pasan” exclama sin voz. Sólo queda el archivo, el lugar donde se aguarda. Y nada más.

No, mejor soy una estantería de libros que recubre las paredes de la habitación que es hogar y ajenidad. Camino mirando los lomos con sus inscripciones, que suponen la sabiduría. Los ojos resbalan y para qué explicar mas. Todo lo mío está almacenado en otro sitio, pero no se me es dado ingresar allí. No puedo llegar a la entrada. Vagabundeo por los alrededores intuyendo que por algún costado está la dirección a seguir. No señal, no signo. No ayuda.

¿Cuánto faltará para los últimos días de mi vida?

Esos secretos que esperan ser develados, inacabados e infinitos, impenetrables, indiferentes e impiadosos, de mesura aplastante, esperan en el cuerpo. Y el cuerpo espera, la elasticidad trae admiración, la piel quema en las manos, los gestos desnudan.

Si tuviera fantasmas, serían dulces como la miel. Zigzagueantes, cayendo en la pausa de sí mismos, como tiempos transparentes. De violeta y verde, con una semisonrisa resignada, estarían a la espera del hueco de energía liberadora que el poder les prometió entre charlas aburridas de tarde de sábado sin planes.

Desde la enfermedad, soy una mariposa obediente al clima, que vuela su vida entre colores imperceptibles. Seda sin centro de pasión que trae el dato de que es por otro lado. A olvidar. A lo siguiente. Nueva búsqueda. La poesía es el vestido, la valentía siempre esperanza, y la profundidad del universo es el heroísmo que sostiene mi espíritu.

Sentada bajo la frescura del árbol más viejo de mi memoria y mi mirada, quisiera pasar el resto de mi vida anestesiada en semejante tibieza. Brisa en el juego de palabras. Conceptos archivados.
Soy la zeta del camino, me dirijo a las estrellas del amanecer.


MabelBE

sábado, 30 de noviembre de 2013

Un espacio de instrucciones parciales

Volcar los ojos en las imágenes del libro de las conclusiones de otros. Descender por la vara de luz de cada página que se elige dejar abierta. Doblar la esquina que guarda la fotografía hasta el instante que viene. Y esperar.

MabelBE

viernes, 29 de noviembre de 2013

Sustancia

[cuando se toman a las sombras como aves que vuelan a simbolizar principios, ya es otra escena

ahora un muro de convento se vuelve surco de plantas, y en su interior los lagos que forman un mundo
resuenan
tan coloridos
y tan horriblemente ajenos
en mi interior]

mabelBE

lunes, 11 de noviembre de 2013

Hogar

Buscar quien cure la rupofobia: si alguien la cuida, ella se cura [dice]. Buscar el espacio que nadie más puede ocupar, el hogar. Buscar el hogar: si alguien con aroma especial le ofrece dos paredes, ella construiría las otras con la mayor creatividad posible. Entablar conexión con el sentido, con la realización de las propias paradojas, sin distanciar anímicamente al mundo de la puerta principal del corazón, contemplado desde algo que es llamado impulsivamente vacío, y que al fin es el universo. Buscar quien la cuide de ese universo adentro del cual construyó un mundo que guarda secretos de amor, la eternidad sublime de reconocer sólo cuando siente, un cachorro obediente que arma caricias una y otra vez, el camino cotidiano de los días, margaritas silvestres bajo cielos violetas. Si alguien la cuida, ella se cura [pero no cualquier sucio, dice].

miércoles, 2 de octubre de 2013

Ebelina 47


Lo malsano de las flores: su posible inexistencia.
En el recuento de acciones está bien claro y con mi firma.
Ya perdí unas cuantas vidas
en el intento de ser parcamente mimada.
Las perdí en torpes accidentes, donde fui
la acompañante malograda del conductor borracho.
Lo malsano de una explosión en la aldea sin paraísos:
su posible inexistencia
y el tener, de nuevo, que vivir.
Con mis muertos, entre los escombros, tanteamos donde vivir…
Miramos como diciendo –siento espanto, pero no lo sé.
Vagamos repitiendo -que asco, que asco, pero con tristeza.
Lo malsano del cielo: la posible inexistencia de los ángeles.
Tengo bien claro que la muerte mejora toda reputación
pero siento mucho apego a la longevidad.
Ebelina se empecina en donarme incorpóreos dibujos de amor, que se suceden como velos en el trasluz protector de cada día.

.
® Mabel Bellante, 1995

lunes, 19 de agosto de 2013

Sin escombros

Condenado a eternas fogatas de luna nueva, el ayer
queda atrapado en el cielo de una niñez
de noche mirada como recuerdo
que se transforma
en madrugadas
de piedras
que arrugan el vestido mientras quitan escombros.
.
No entiendo por qué pide
tanto
que se lo destruya o se lo vuelva invisible.

MabelB
[¿cuántas estrellas entran en los ojos?]

domingo, 18 de agosto de 2013

Tenue



Las palabras que resignan valor
me hacen una hipérbole.
Ajena a semejante modestia en los labios
me alejo
en frases sin justificación.
Desvirtuada, bien imperfecta,
y por momentos enamorada de andá a saber qué.

MabelBE

lunes, 12 de agosto de 2013

viernes, 9 de agosto de 2013

Persona




Empiezo a recuperar sensaciones elementales, aunque olvidadas; me refiero a cosas tan sencillas como el hambre voraz antes de la cena, la infantil somnolencia de media tarde, la seguridad que despierta en mí una gran araña, el placer de andar descalza. ¿No crees que podemos ser algo mejores si nos permitimos ser como somos? Tu escondite no es lo bastante hermético. Por todas partes se filtran signos de vida...
-¿Crees que no lo entiendo? El absurdo sueño de ser. No parecer, sino ser.
Cada tono una mentira y una traición. Cada gesto una falsificación. Cada sonrisa una mueca: el papel de esposa, el papel de colega, el papel de madre, el papel de amante, ¿cuál de ellos es el peor? ¿Cuál te ha causado más tormento?
.
Ingmar Bergman.

domingo, 21 de julio de 2013

Un espacio alerta

Por más insidias que me marquen enemiga carne de cañón, ser abrazada por la luz del mar sereno. Sentir bendiciones cerca, y a lo lejos pena por los que no están en lo definitivo de ese azul.
.
MabelBE

jueves, 13 de junio de 2013

Alba de la endemoniada

Me tiras de la lengua: su sangre quieres ver.
Exiges que repita mi falso testimonio:
de qué modo y manera sentí al atardecer
vagar sobre mi pelo la mano del demonio.

No declaró su nombre, ni yo miré quién era:
el que no espera nada no pone condiciones.
Necesitaba un sueño. Pasé la noche entera
velando en una niebla florida de canciones.

El uno soñó al otro con ojos bien abiertos.
Temblando envejecimos. Remota la manzana
del sol ardió en la boca del reino de los muertos.

Comida de gusanos, la Luz entró en el piso.
—Comed todos de ella —decía la mañana.
Miré y se había ido. Con Él, el paraíso.



Alejandro González /España
[agonza59]

jueves, 30 de mayo de 2013

La reina de los bichos bolita

"...y así fue cómo la mujer aguantó y aguantó con indiferencia al hombre hasta cuando decía sus verdades hirientes con una apatía poco común... hasta que él se quedó con ella!" Riiing. 
Uno de los alumnos pregunta si termina así o es una joda. Lili se va a la sala de maestros a prepararse un café sin contestar, mientras otra alumna, casi pícara, le grita: ¡No aparece la parte de "fueron felices y comieron perdices", viste seño!. Después seguimos, contesta. En el aula dos o tres especulan acerca de los personajes de la historia, que él es un flor de hijo de puta, o un flor de pobre tipo, que la mina es una idiota total. El resto está hablando de pilchas o del finde, o yendo a comprar algo a cooperadora.
En la sala de maestros, la de tareas pasivas, sentada con una curvatura considerable que la hace asemejar a un bicho bolita, compenetrada en una de esas páginas de búsqueda de parejas, anota datos en una libretita a medida que pasan las fotos de los candidatos, sin inmutarse por presencia alguna a su alrededor. Lili entra, no saluda, piensa que la de  pasivas vive en el mundo del fracaso, pero no tiene ganas de razonar soledades ni finales de cuentos que nunca sintió ni entendió. Ella, que ha sido una niña voluntariosa, una joven trabajadora, y hoy en día es una mujer voluntariosa y trabajadora aunque bastante cansada, sabe que en el trabajo no hace falta la interacción... es mas, que ni en el amor hace falta la interacción, que hoy día está tan  contaminado como el aire y el agua.
Hace tiempo adaptó su ego a las cuestiones sentimentales, aprendió a verlo como labor: te acostumbrás a estar alerta, un esfuerzo mas o menos constante, lográs una mínima seguridad, y a otra cosa. 
Al final, la de tareas pasivas tiene una nube que le cubre la salita del alma, piensa Lili con el vocabulario de los cuentos de hadas. Al final todo es una mierda. No voy a permitir que estos pibes traigan para leer lo que se les ocurra, están en cualquiera. Encima irónicos... Por suerte mañana cobramos y por suerte tengo otra hora libre. Relajo y me voy al patio. 
Da la vuelta y, obediente a sus pensamientos, se dirige al patio. Su espalda parece encorvarse demasiado rápido. Un poco más lejos, y sería fácil confundirla con un bicho bolita recién nacido y blanco que lleva una taza de café humeante en la mano.

MabelBE

Descolor

Calles con alambres, adomecidas. Los perros tienen pelaje descolorido.
Al fin. Bar/panadería, una chica gritona limpia el mostrador, coloca bandejitas con masas en la vidriera, prepara un te golpeando las tazas hasta que se le caen al piso, y dice -uh!
El televisor gris, las sillas marrones de pana, de tela, de plástico. Ahora la chica gritona sirve en la panadería con una semi sonrisa, mordiéndose el labio inferior apenas. Será que le gusta el muchacho al que despacha?
De ser así, no pierde el sentido comercial: -puedo ponerte un poquito más y redondeamos los 3,40? así, son 2,56... Y después se pone a acomodar los billetes y las monedas, agachadísima hacia la caja registradora, los brazos pegados al pecho. Cuenta la plata ovillándose.
No para de hacer cosas.
Ahí llega la socia. Supongo que lo es porque se pone a trabajar inmediatamente, prende algunas luces, se fija el pan que quedó sin vender, repasa las órdenes sin hacer y comienza a preparar un sandwich, también se le caen pocillos. Mantiene un poco agachada la cabeza y mira a los clientes del bar a los ojos desde su gesto inclinado.
Ya me voy.
Pregunto a la socia por el baño. Antes de la escalera que baja, hay que pasar por una pileta donde la chica gritona está lavando un repasador. Me dice que el baño está abajo, primera puerta a la derecha. -No te pierdas, eh? y no sé si es porque en el baño de varones está el hombre que hace segundos bajó, o por hablar algo.
Nuevamente aterida. Pienso en los perros demacrados de afuera, en su esencia, resignación, persistencia, ternura.
Abro la puerta amarilla de chapa, hay un desodorante de ambientes y unos lockers con puertas entreabiertas y rotas. Otra puerta de chapa y está el inodoro, papel higiénico, una ducha, en la pared un papel con la leyenda NO TIRE PAPEL AL INODORO PORQUE SE TAPA ("tapa" con doble subrayado), y un cesto lleno de papel sucio que alguna de las dos limpiará, después de hacer un tostado o servir un café, tirar pocillos y platos, lavar el repasador, sonreír vendiendo pan, destapar gaseosas, contar plata.




·por ahí continúa·
MabelBE

miércoles, 29 de mayo de 2013

Empedrados


Cada tarde en el espejo 
en la estación del sueño fino
empedrados que son mar, cisne y un pino
como un baile ya sin resto 
rasgan en la computadora prestada
un espacio posmoderno /labios negros 
reclamando por un supuesto reintegro
para el sol de la blusa anaranjada
que existe donde el alma cambia el rumbo 
y cualquier crueldad así me hiere
y a la vez no saber cómo rendirme
sin dejar de temblar cortes profundos
pero nunca morir, esperar a que venga la calma
anunciando que está refrescando
tus ventajas, tu moderación
tus agotadas esquinas con rocío
vos y tus brillos de sueños finos
con empedrados y cisnes, mar y pinos
tanto tiempo incompleta, mi espalda
destrozados mis reflejos desteñidos
y mil soles irradiándome el vestido
con una tonalidad que asombra
cuando otra es la mirada que renombra
en el espacio que despierta fresco
en tus ojos cuando acompañan mis ojos.
.
MabelBE

martes, 21 de mayo de 2013

Sol adentro, y los jazmines

siempre sirve de algo estar despiertos
sobre el alba desnuda de la almohada
destacando la estrella más guardada
que descansa al final de los desiertos
mágicamente es que retoma el cielo
ese estilo liberal de hacer el bien
genio espejado: no preguntar ¿qué? ¿quién?
y en la mano siempre abierta, un caramelo
así se agrega a los ojos la infancia
van los pies juntos, aventura y viaje
alados pies sedientos de paisaje
hacen que todo vibre de abundancia
fetichismo, luz de comunicación
savia expansiva de una dulce historia
qué fiel ronda la vida sus memorias
una sonrisa en el último renglón
pero al brote también sirve de mucho
descansar en el tiempo del descanso
dejarse llevar por un río manso
cuyas gotas son el eco de `no lucho´
permanecer sentados la ladera
de la montaña azul, luz que silencia
desparpajo, que en los ojos es cadencia
y, entre el latir, el ave y la pradera
respiran sueños de una noche trunca
¿que tipo de música eterna
será la que destine y que nos una
en el centro de un día, cualquier día
conmovido y cotidiano, o desangrado
el concepto de poesía sempiterna
decretando un tibio sol
sin marcapasos
alentando a un sol florido
con aroma a jazmines, margaritas
cuando el influjo azul de un meridiano
provoque una mañana en la caverna?



MONÓLOGO/MabelBE

sábado, 18 de mayo de 2013

Mañana



me gusta cuando la gente juega

es otro recuerdo vivo
como el olor que sale del horno
al ser prendido
en un atardecer de invierno

impresiona sentir comodidad
con gente que sueña cerca

me veo en una cocina con las manos heladas
prendiendo el horno
y alguien que me cuenta un sueño
entre el aroma del frio que se va

escucho como niña
contesto como lo que se necesite
me siento con las piernas cruzadas
y un brazo tras el respaldo
sosteniendo ese equilibrio
libre como si tuviera veinticinco
estoy en el sueño que me cuenta

me enternece sentir la comodidad
que estoy esperando vivir
olerla en gente que anda al lado mío

soñando
es otro recuerdo vivo
como el de apoyar la cabeza en la almohada
y entender que todo va bien
y entonces el mejor plan
es dormir abrigada por la falta de exigencias


un sueño es un juego

cuando la gente sueña
que bueno
el mañana

MabelBE

martes, 14 de mayo de 2013

Harta de la ajenidad

Dibujando y desdibujando, envuelta en una secuencia de insumos espirituosos que me capta las emociones y las vuelve desconocidas. Poca fortaleza queda después de inaniciones extremas. Con engaños sin perdurar, creí buscar una casa junto al río y una planta que me descanse a la sombra de la contemplación. Indicio de florecimiento y de decadencia, lo conozco bien: explosión de realidad adentro de un sitio mío que no es cuerpo ni psiquis. Ambiente de juego que me desarrolla y me diagnostica y me asume, no es enternecedor este vacío. Tan inexistente como definitivo. Temo que el dibujo cobre vida y también temo a lo que aparezca después. Porque nunca termina ahí. Y en realidad buscaba huir. Ajena y alegre, sólo es otra cosa, siempre.
.
.
MabelBe  
· indiferente cambio de paradigmas / desde lo ajeno ·

miércoles, 8 de mayo de 2013

Comunes

Nadie consigue pronunciar tu nombre. Sólo yo conozco la inflexión perfecta. Fáltales la ternura en que fluye y la dulzura en las consonantes. No saben distinguir el color de la nota musical exacta. Por eso yo respondo cada día inventando un nombre: azul, pájaro, brisa, luz. Palabras comunes que se pueden decir sencillamente aun sin conocerte y sin amarte. / Silvina Ocampo. Cornelia frente al espejo.

jueves, 25 de abril de 2013

Ebelina 74


Abeja y miel pernoctan en cada gentileza de Esiquio.
Su suavidad es exacta, se refleja en un mar de primavera.
Vuelo de sesos, la mañana. Acabose obligado. Duelo animal.
-Y esa costumbre de sitiar por dentro el rincón
del trébol en el living de mi casa!, estallo
aunque sé que no tengo de qué quejarme.
Por un agujero se escurre la luz, se rehace y transmuta
cuando se le antoja
en lluvia de manzanilla, en rasguido o gorjeo,
en hondura de un viento leve, olas / en una locomotora / en
una rosa recibida / en el príncipe que la mira amoroso / en
humildad / en cuarenta y dos ángeles y medio, mas o menos.
Con sus cartas, Ebelina puede armarme un castillo
en el punto más alto. Y hasta con un cartel que diga “no
soplar”.
No tengo de qué quejarme, pero
cuando vuelvo a mirar el pico de la montaña
(allí arriba, tan alto)
pregunto cómo se hace para pedir amor.
El Linyera me contesta que su basenji se llama Amor y que el
cisne-ciruja es uno de sus hijos.


-Entre los destellos de esa exactitud verás bailar un vals como si fuera en el fondo del agua, será consecuente, hasta que los silencios cedan, hasta que las palabras alcen y vistan, hasta que ya no taches. A pesar de cualquier marcha atrás que se le ocurra a la vida, la danza sobre los ciclos no dormidos será plena, un shock, y -por fin- como la miel, reviviente, tranquiliza Ebelina.



® Mabel Bellante, 1995

miércoles, 24 de abril de 2013

52. Alas adecuadas


Hoy me levanto intuyendo lo que sucede. Mis sueños. Abro los ojos y, como frecuentemente ocurre en la serendipia de esos momentos, aparecen las margaritas frescas, de pétalos enteros, que suelen tintinearme revelaciones.
Abro los ojos pero esta vez inmediatamente lloro a un nuevo desconsuelo sin poder hacer otra cosa. Recuerdo la primera campanada: parada en un sitio muy alto, al lado de un árbol y de alguien con jean, mochila, y su modo acompañado por la brisa. Abajo, el barranco con paisaje natural e impresionante. Él relata en forma suave intimidades de la vista y me incluye en la mirada.
La segunda materializa una escena donde me deslizo por una ruta familiar. En los costados y a lo lejos, los árboles y etcéteras del horizonte asumen siluetas y colores entre estructuras mágicas que cautivan y perduran. Hay sangre en el interior de cada entidad, y cada sustancia posee el mismo color de la bondad humana.
Así voy aconteciendo situaciones, implacables estilos que portan nosequés. Aromas que empujan violentamente las persianas para entrar en mi casa y abrazarme la espalda, lápices escribiendo en los límites del alma que me muestran hacia donde ir, brazos de aire sujetando balcones a punto de estrellarse en este cerebro de vereda abandonada. Miradas. Elecciones. Señales esparcidas entre la madrugada y la mañana. Alas que se mueven de diferentes maneras, alas adecuadas a los tiempos. Es una costumbre que tiene mi espíritu, yo pienso que es su forma de jugar.
Hoy las margaritas acercan conciencias abismalmente añoradas. Inalcanzado, inalcanzable, su encanto es diferente esta vez, raspa el corazón. Como si buscara un tesoro desperdigado por cualquier parte de este todo ilimitado. El universo es lo más grande que se conoce por aquí, y yo me siento un cachorro al que obligan a vivir en un mundo de perversiones propias de aristócratas huecos de espíritu que defienden su ambición, o semibestias. Rodeada de semejantes malditos sin sexto sentido, miro cómo se desvincula el amor.
Otra vez me pregunto cuándo el ahí se ha vuelto por aquí.
Me levanto y quedo stand by entre la intuición y mi pequeñez mientras las campanadas son cada vez más duras y las margaritas tan frescas como siempre. Y el tiempo avanza, y su propia actividad simbólica...
.
.
MabelBe / Campanadas

Te dibujo la voz

Si me supongo predestinada a nunca llegar a ser, es porque tu voz es presente supremo adentro de una mirada que destina para mi cuerpo lo turbio de la afonía. Tu voz se alza a través del vapor que nos envuelve y se pasea por las resignaciones y por los suburbios de tantas respuestas con un "no se". 
Mi mente nublada, rebelde, busca tu voz, hasta cuando se niega a contarme de tus conductas sustitutivas, hasta cuando no me permite divagar sobre lo superficial recién aprendido como si fuera mi propia carne de años, hasta cuando se vuelve silencio que enjuicia mis olvidos reiterados del significado de, por ejemplo, prolegómenos o nihilismo. 
Y cómo me gusta que te importe un carajo si la energía sigue al pensamiento dentro de un yo ilusorio. Cómo me gusta dejar pasar este descalabro, mirarlo vagar fluyendo hasta que desaparece, olvidarme de él, y ya que estamos también de vos. Pero el eco de tu voz le dice a mi recuerdo que hice brote en una mente cuyo principio es la dulzura en cerrazón e incertidumbre, vamos, qué pasa conmigo que no puedo dejar de ver belleza a fuerza de moral y ética, en desayunos inexistentes y en tu gesto, que ya no es tu voz ni tu silencio, sino una mañana recién amanecida y cursilerías por el estilo. Entonces, sos, y con la misma fuerza te negás a ayudarme para que deje de imaginarme cosas, como otro cáncer, a mis hijas en manos de la báthory, que me expongan al monstruo de los mil ojos, mi pecho partido en dos. 
Entonces, que otra cosa queda más que cerrar la boca ante tal colmo de agio, no mirar a los costados y soñar que estoy en el mar un rato?. 
Al mar a hacer qué?, gritás con los ojos fijos en el periódico entre el mismo vapor que, como vos, parece fijado al aire. A dibujar, por supuesto. No, el mar es un refugio, la hoja en blanco soy yo. Vos, el lápiz de punta gastada, y a la vez una distorsión de la indiferencia. No lo sé. Yo dibujo, busco eliminar la palabra nunca y lo supremo, y el pedestal donde te subí con mi fantasía desgastada, busco eliminar una ilusión donde te subí a pura nada, a pura negación, a pura contra, que se falseó enseguida.

lunes, 1 de abril de 2013

Desarmarse


Juego 05

¿Qué elemento
de cual historia
ha quedado sobreviviendo?
¿En qué eslabón está colgado lo irretornable?
Jugar a todo o nada
entre la fidelidad al misterio y una motivación final
no tiene premio consuelo.
 

Juegos / MabelBE 

domingo, 10 de marzo de 2013

Sorpresa de Shangai

Juego 33

Descanso. El estadio final es una estación cíclica que marca la diferencia entre sima y cima. Se acerca el final de un juego
que estalla en inicio. Es mi premio esta alegría, este silencio. Y entonces
otra vez
descanso. Pero distinto.

Juegos / MabelBE         

miércoles, 30 de enero de 2013

Obra de arte

................................................entonces
................................................si se es indefinidamente fiel
................................................a lo que alguna vez se eligió
................................................el pasado es presente que aplasta

................................................una contractura sin final feliz

................................................respirar en lo emocional
................................................lo que ya fue vivido fisicamente
................................................es estar en una obra de arte retocada

................................................más aun, qué costumbre inútil
................................................humanizar los objetos

................................................entonces
................................................por eso

mabelbe

sábado, 26 de enero de 2013

Un día

Definiciones

La misoginia es una manera de ver el mundo, y el origen de la misantropía. La primera tiene el cinismo propio de la ética cero perteneciente al resentimiento más profundo: poseer el poder junto a un inmenso temor al momento en que será perdido. El latrocinio es la costumbre de hurtar o defraudar en la confianza o en sus intereses a los demás. El latrocida, o como se llame, es un ser al que le gusta la sustracción. Pero no es posible apropiarse de lo que no tiene cuerpo. Me aniquilan las definiciones. / MabelBE.

Lo que ves

sábado, 5 de enero de 2013

Valentía

Aceptar la enormidad en su comparación conmigo y comprender profundamente que la existencia es mutación constante, que no soy la misma persona, son parte de una misma cosa. Sangrando y sin guía, sostengo mi cara mientras hago un torniquete que se corre de lugar como si tuviera vida propia. Aunque a veces tengo la suerte de estar alerta y me identifico en situaciones que no necesitan adornos, donde lo prescindible es eliminado por la serenidad, crecer se ha tornado un lugar peligroso, donde sólo investigar el hermetismo propio de los misterios salva el momento.
Aún en estado de tristeza, hay que reconocerse, armar una estrategia que defienda la alegría, poner en movimiento la fuerza vital. Es una valentía nueva que llena, en completo silencio, al espíritu que manda mensajes sin enterarse de las respuestas. Y seguir creyendo que los momentos mágicos son curativos.

MabelBE

· seguir por mail ·