.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE ARROJO PROFUNDO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

domingo, 16 de junio de 2019

Sin final


La luz amanece en mis ojos, en los frascos
de miel y anís de esta mañana de domingo,
en la cocina con olor a pan tostado otoñal,
en las rodajas de naranja y en el acto
de guardar cucharas, tazas, fuentes, esas cosas...
Lleno el mate, la bombilla, cargo el termo.
Se acabaron las almendras, escribo “hay que comprar”,
también “limón, te, mermelada, manzanilla”.
La brisa que entra convive con el ritual
sedentario y tibio, donde soy la bendecida
que a través de la ventana ve nacer un nuevo día,
entre quehaceres etéreos sin signos de soledad,
como adentro de un video en repetición continua
de hace mucho tiempo atrás, sin atisbos de final.

martes, 11 de junio de 2019

La Juanita, el amuleto


Una piedra tirada
en una vereda cualquiera
se tropezó con mi sandalia
un sábado de verano
de compras y mandados.
Sangró apenas el tercer dedo
del pie izquierdo
en la porción anecdótica
de una mañana de tantas.
Me agaché con alcohol en gel
a limpiar la herida.
Cuando volví a mis cosas
la piedra
grisácea y pulida
casi suave
apareció en la palma de mi mano.
Creo que sola saltó
adentro de la cartera
porque ahí estaba
cuando busqué la billetera
para pagar en el mercado.
A la noche volví a verla
al lado del perfume de la semana
en el bolsillo de las llaves.
Al otro día estaba sobre la repisa
de la cocina.
Paseó desde entonces
por la alacena y la heladera
por la cama de Tony el gato
por la bañera
por varios libros
y etcétera.
Durante algunas tardes
un brillo azulado
exótico y grave
le nace en un costado.
A veces su sombra
dibuja flores
en la ventana.
Me la imagino
aventurera
alocada
por mar o volando
profundo
sus muchos años.
Nunca se agota.


                                  MabelBE





· seguir por mail ·