.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

viernes, 23 de junio de 2017

Olvido, para que


Visto desde adentro, pienso que escribí poemas prolíficos en una época honesta, con atardeceres que merodeaban la luna y con ataque de pánico al acercarse. Después, algunas confesiones y la unión por contagio del vacío de los huecos entre películas diferentes, hasta llegar a la mentira del dolor. Hoy, alguna tarde cruza esta cuestión brutal volando por mi memoria y de inmediato la incorporo mientras los silencios dicen "ya basta de esta fastidiosa orfandad"..Visto desde afuera, desde el espacio exacto que abraza lo que parecía inolvidable -pero que, como todo lo que se abandona, se va- el recuerdo me clava los ojos, volviéndose viento huracanado en la aureola espiritual de lo ya ido hasta desaparecer. En esta mirada el descuido no existe, y entonces no puedo discutir sobre una historia adentro de un poema, sobre la falta de elegancia o de respeto, o sobre la lealtad, porque son apenas la parte descolorida de lo anecdótico.
Así que me dejo estar y vaiveneo. Para aquí, para allá, para aquí, para allá. El recuerdo, el olvido, el nuevo abrazo, la lealtad, la deslealtad, otra sonrisa, el recuerdo, unos besos vividos desde el perfil. Y el olvido, que otra vez ha venido, en una nueva mirada, tibia y suave, de tarde de domingo y de Palermo. La cosa al fin produce gracia: absurdo, el recuerdo clavando sus ojos en lo grosero del olvido. Y como una balanza buscando equilibrio, querer escribirlo.

MabelBe

domingo, 11 de junio de 2017

En patria

Voy por diagonales y calles cortadas buscando, entre espacios alejados o más cerca, en el medio de los ojos. Es a lo que quiero pertenecer, viva en ella o fuera de ella. La bandera, con colores equilibrados en un enredado minimalismo soberano, envuelve deseos con destellos del cielo de cada siguiente noche, ese que saca estrellas, o sonrisas, que es lo mismo. Puede romperse las veces que quiera, naturalmente tarde o temprano ordenaré sus pedazos. Puedo registrarme desde la inexperiencia de un personaje que no mide el peligro o desde el gesto del momento más absurdo, y así y todo siempre estaré guarecida bajo la transparencia sus censos justos. Puedo invisibilizarme, resbalar, arrepentirme, telepatizar como un elefante sin encontrar respuesta y llorar, colgarme del vacío, no crecer, burlarme de todo lo que camina frente a mí, condenar, condenarme, que en mi patria no cambia el tiempo ni el tono. En mi patria los habitantes descansan bondadosos, mientras las aguas se aquietan suavemente dentro de una represa esencial que, en simultáneo, siembra flores de todas las estaciones. Camino a través de diagonales y calles cortadas, y siempre la encuentro porque es el punto de calor, y me paro a recordar que antes estuve parada ante el amor de la virgen de la angustia; y antes aún, tanto tiempo frente al espejo de la falta de emoción. O cuando preguntaba `que pasa´ a mujeres y hombres que escribían poesías en fila y monologaban masticando el pasto de la vanidad. Y mucho tiempo atrás, cuando sólo observaba, entre parentescos que tampoco sabían. Camino a través, no es una aldea de cuento maravilloso, no es una historia ficcional, no es el terror ni el amor. Camino sobre lo que existe. Solo así llego. 
MabelBE

lunes, 5 de junio de 2017

Corazón alérgico a la nada

Lo difícil de mi cara brota de un corazón
alérgico a la nada.
Desde que me apropié de aquel atardecer que
nunca tuvo algo que ver con las estrellas
duermo con una grieta incómoda entre los brazos
y el alma anudada a relojes detenidos.
Aún hoy, por momentos, soy un pozo por donde
se siguen yendo mis cosas.
Pero permanezco erguida entre la fuerza

del horizonte claro: me falta saber cuál es
la mirada de ojos cerrados, pisar el tramo superior
de la escalera de incendios, y vivir
esa transmutación de lo imposible en posible
que el mismísimo amor
ha reservado para nombrarme.

.


MabelBe

nada que ver con las estrellas

domingo, 4 de junio de 2017

Un momento de la vida


Fue el instante en que esa mirada buscaba alas en mi cara
cuando mi alma fue otro espacio y
alejándose de mí
me volvió crianza de hijos para hacerlos madurar.
Ni bien empiezo a sentir, ya siento mis paradojas.
Debe ser la luz del sol del mediodía
o un momento de la vida imposible de fingir
lo que me lleva adelante. Y seguir así, seguir
siendo, ante cualquier sepultura
que intente ser un vacío disolvente de esperanzas.
Yo ya no quiero pedir por favor a los momentos.
Fueron muchas madrugadas
llenas de faltas lloradas en los ojos y en la sien.
Debe ser la gran masa que ya pasa. O esos desgarros
tan propios de lo inútil. Debe ser que ya no quiero
la ganancia a cualquier costa
si no hay gracia.
Soy la gente, pobre gente. Me equivoco fácilmente.

MabelBE


viernes, 2 de junio de 2017

Un espacio adulterado

Resignificar será porfiar por la alegría sin sufrir la espera?, como tener las anginas de la niñez, con el plus del peso de las ausencias en el pecho y sin que moleste?, incluirá no dejarse engañar ni por uno mismo?

MabelBE

Salida entrada salida

................Cada SALIDAes
.............................una
.........................entrada ...A
...................otro lugar.

......................................................................................................................Tom Stoppard

El resto es verso

Prospectación no es prospección


Exploro el tiempo de las aguas subterráneas en una arqueología de datos superfluos, sólo para acercarme a las indicaciones. Y seguir sin entender. Una forma más de procrastinación.
Si elijo el mismo sonido para cada nivel alcanzado, está prevaleciendo el sonido. Si elijo el mismo camino después de cada nivel alcanzado, no está prevaleciendo el camino. 
La contundencia de la estadística es destructiva por su falta de magia, aunque a veces turbe. Desde que apareció, como una sensación invasora presentí la alteración: me estaba previniendo, ojo con la efímera pulsión de esperanza, que todo puede cambiar, no mires de frente a los relámpagos, ojo que ya no está
Contesto entregando un amor en rehabilitaciónUna mirada que se confunde y el día cambia, una sílaba mal ubicada y todo puede irse al carajo, la arqueología bosquejando datos superfluos, dónde se ha visto!?
En este margen gris sin siglo le digo hierba tibia al pasto seco, y empiezo a darme miedo. A la vez, el sinfín de hipótesis que me acompaña cada mañana quiere aniquilarme, pero sólo me roe suavemente... Salvo tres cuestiones, todo me roe suavemente y nada más.

MabelBE

· seguir por mail ·