.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Yo pisaré las calles nuevamente


amo este tema

Juego 03

- Y no me había dado cuenta de la sed que tenía hasta que tomé el primer trago de agua, me dijo.
Su falta de pudor ayudó a que el afecto se volviera efecto de juego.
Del humor aprendí el resto.

Juegos / MabelBE

domingo, 27 de noviembre de 2011

Por ejemplo

Naciste en la libertad de la aventura al reflejo del fuego. Por sobre el resplandor de la mirada y la sal del mar en la piel a la noche, mirando con cariño joven a lo que era y estaba, descubriste que te fuiste quedando en el momento en que te reventaron el amor a patadas. Después de que te manosearan varias veces el alma dijiste nadie entrará aquí, y te pusiste firme.
Oferta incierta de alguna posibilidad que se vuelve indiferencia y contagia su opacamiento. Todo, hasta el sí mismo es ajeno. Volverse bruma que condensa los poros, y ya no poder respirar, maldición. Ser una estrategia de vuelo en una gallina. Esperar del Club med todas las felicidades del mundo.
Basta de daño repetís mientras querés dejar de creer en lo que no sucede. A cambio de no poder hacerlo, el parque alquila compañía para fin de año con su chapuzón refrescante. "Horizontal de cordura ensayada" escribió la loca de tu amiga un día. Hoy ya sabés que las promesas al vacío son basura que se vuelve en contra.
Barrio cerrado: estar con los pares no tiene precio. Pero necesitás salir del entorno y reajustarte. En el entorno sos una sombra de ridiculez, pero hay abrigo, aunque sólo hay abrigo. Pero, pero, pero. Te cansás de ser el trofeo que tu fantasía quiere, y el que tu mezquindad mantiene a distancia. Caramba, pertenecer exige que el corazón sea estrujado.
Ser el Blackberry, la libertad en la mano. Estrellar la emoción en el piso cuando lo que no pasó ha desaparecido. Por lo irreversible de la entropía, no querés que vuelva a ser restregada tu piel al punto de la rotura, mientras una sincronía exacta en citas de belleza poco profunda es la marca del mejor tiempo compartido.
Y el ave que se inclina tiene los mismos poros cansados que tu ancha nariz. Desde la agonía de un rostro sin suerte apenas podés sostener dos ojos que se contentan con husmear por un minuto ésto. Claro, caes en la cuenta de que la comunicación no es sólo de ida. Claro, pero hay que salir del momento. Si no se abren las alas de la verdad, el fuego se apaga, como la aventura. Como la felicidad. Hola.
.
MabelBE

Fito y Fitipaldis

jueves, 24 de noviembre de 2011

Juego 17

La ironía brotada es una escena 
que arma el alma aventurera cuando 
el humor punza. Gente pregonando 
la verdad de las estatuas, ajena 

a trepar por el mástil de la ausencia*
sin retos, qué aburrimiento. Lleva 
en las alas de su espalda la cueva 
de diez uñas borrosas sin conciencia
 
que claman como propiedad privada 
el querer con locura de inmediato. 
Cómica asociación desesperada

y su estanco en espejos de arrebato.
Ay!, accidente de una fantochada
que anticipa juicios sin alegato.
.
Juegos / MabelBE
* Gyula Kosice. 500 lugares para vivir.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Penoso

Un desgaste helado vibra en la sonrisa.
La vida es un sueño de vínculo esquizo
que cuando es desierto marca los destinos.
Desorden que habla la pena. La pena. 
La tenías clara, Borges, con lo del espanto.

MabelBE
· según el sesgo de proximidad, la vergüenza no es totalmente ajena·

sábado, 12 de noviembre de 2011

Crucifijo · Juego 09

Un crucifijo me dobla el cuello. Manos y cabello de hojas verdes, un yo-yo sobre la cabeza a modo de aureola, vestidos que combinan con taco alto y zapatilla, no creo en la altura de la montañita donde estoy parada. Como un árbol de frutos extraños, puedo crecer sobre el sol sin tener quemaduras al día siguiente. Por eso, porque me gusta jugar con él cuando hablo, porque las imágenes no son reflejo de lo que se es, y porque siempre voy por más, no me lo saco.

Juegos / MabelBE

jueves, 10 de noviembre de 2011

Amor loco

Un desconocido me decís que parezco, y un desconocido es lo que soy. Como sea. Lo que dije lo dije y lo que hice lo hice. Puedo arrepentirme, lo que no puedo es explicarlo. Ni aunque quiera. Así te cuente con detalle qué fue lo que sentí, qué fue lo que pasó. En el mejor de los casos pido disculpas. En el peor, intento convencerte de que la responsabilidad fue tuya. / Ricardo Coler. La mujer de mi vida. Editorial de "Amor loco".

· seguir por mail ·