.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

sábado, 29 de mayo de 2010

Midnight Oil

Autobservación

Con la auto observación evitamos que nuestra mente se disperse, y nos centrarnos en la realidad que somos, no como parte de una técnica o trabajo externo, sino experimentando por nosotros la conexión con nuestro centro, que es nuestra realidad. La mejor herramienta que tenemos para vencer las dificultades, de un gran valor energético, es el pensamiento objetivo. El fluir de dicho pensamiento es el proceso de auto observación, el cual debe ser realizado en todo momento desde el corazón, y no con el intelecto, ya que es un proceso de transmutación. Como es lógico, depende única y exclusivamente del propio individuo. En base a este proceso, se permite una mayor comprensión de la mudanza de nuestro pensamiento hacia el conocimiento, porque la observación de sí es un camino íntimo hacia nuestra propia mente, cuerpo y espíritu, que nos permite experimentar nuevos niveles de conciencia, armonizándonos la vida. / George Gurdjieff. Maestro místico, filósofo, escritor y compositor ruso.

Electo Urquizo

"¿Usted tiene algún capital político?", le dirán los ingleses para escuchar luego: “No tengo cuñas ni capital político ni social. No tengo influencias con los hombres de la política y Dios me libre de tenerlas. Precisamente a esta circunstancia debo mi desahogo individual y pecuniario. Yo soy un hombre libre, sin amos políticos, no le debo nada a ningún caudillejo con mando. Soy un pobre diablo que sólo se ocupa de su trabajo.” / Hernán Elizondo. Memorias de un pobre diablo.

jueves, 20 de mayo de 2010

Las coincidencias

Conmovida por la vida consecuente,
sin poder aplacar las coincidencias,
tiro el traje que me ahogaba los ojos
con llantos sin prisa propios del atardecer.
Ya  no soy sombra llevada
que deshiela los desvíos a la nada
y se ufana en conocer
el vaivén de las cornisas asfixiantes.
Después de dividirme en mil planteos
he logrado ver lo ido y desangrado
desde la poca consistencia de un suspiro.

Hay que huir de ese espectro de amaranto
que se instala "-por un rato, nada mas"
y se apropia de los gestos más serenos.
Hay que olvidar a los nombres pasajeros.
Hay que borrar los recelos del espejo.

En la noche recostada de fronteras,
cobijada por plurales, me pregunto
si existen los amores que se esconden en la espalda
o los recuerdos que imprimen ese azul de madrugada.


MabelBE

miércoles, 5 de mayo de 2010

La que relata


El mal llamado amor hace desaparecer conceptos y seres, con sus alas mágicas encarcela al espíritu en el vacío multicolor de una pausa furiosa. No quiero ocupar espacios precarios que luego dejan el lastre del sufrimiento. Que el corazón traduzca la fusión de que nada es para siempre, que todos están en cambio permanente, que los protagonistas son otros y yo la que relata.


MabelBe

· seguir por mail ·