.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

viernes, 28 de abril de 2017

Eso

Lo que pasa es que necesito ir completándome, aunque a veces con el centro un poco hacia el afuera. Soy como un opúsculo, una escritura guiada y a la vez investigándome. Un cerco con vida propia que crece, se aísla, se frustra cada vez que se envalentona, y avanza. Avanzo como un animal sinuoso y me transformo en lilium, muchos liliums, grandes colores. Y más adelante ahí voy, río con piedras abajo, como si no supiera. Y cuando me invade esa pulsión de felicidad, que dura rato largo y se busca que vuelva después siempre y siempre después, ahí me encuentro un poco y me reconozco en un despliegue de hermosura al saludar a mi alma, y luego al abrazar a mi propio espíritu, que es como abrazar a la tierra y a la energía de la tierra, el todo de todos. Y a la vez, adentro de una burbuja que define mi propio entendimiento, desprecio lo que soy. Todo es momentáneo, pero bien vertiginoso. Por dónde te vería entrar?, cómo?, con qué fuerza maravillarías mi aura?. No quiero ser usada por la indiferencia de la exposición. Temo que eso me mate para siempre. Y a la vez te busco, sé que cuando aparece la noción también aparece el miedo. Tan feroz, aquel todo de todos. El día que explote, el mundo va a cambiar. Por eso necesito completarme. Y para contemplar al amor de paseo, elegante, en el mas cómodo azul, haciendo desaparecer este sinsentido. Si pudieras igualar, si hubieran podido igualarlo. O si yo pudiera hacerlo. Claro que sé lo que necesito, eso es lo que pasa.

MabelBE

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

· seguir por mail ·