.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

jueves, 29 de enero de 2015

Naturaleza


Uno no puede ser sensible solo a la belleza; también tiene que ser sensible a la fealdad, a la suciedad y a la desorganizada mente humana.
La sensibilidad significa afecto y respeto a todo cuanto nos rodea, no solo en una dirección particular. Una mente que en sí misma no es sensible a todo cuanto le rodea, no puede ir muy lejos.
En cambio una mente sensible es una mente religiosa que comprende que la naturaleza de la Vida y la naturaleza de la Muerte son la misma cosa.
.
.
Manu-el. Serena Expectación / Aprendiendo de la naturaleza
- Extracto-comentario basado en Krishnamurti -


2 comentarios:

  1. Está bien. Pero sensible ¿cómo? Hace poco discutíamos algo parecido en mi blog, en la entrada:

    http://divaguesdelsanti.blogspot.com/2008/07/la-culpa-es-del-viejo-torres.html

    Y hablábamos de una mirada que encontraba un tipo especial de belleza en lo pobre, en lo sucio, en lo feo, en lo miserable. Y nos preguntábamos si esa miraba dignificaba la miseria que veía o sólo la legitimaba con un esteticismo pequeño-burgués. A mí me parece que el problema está en lograr una definición de la belleza que vaya más allá de "lo lindo". Una definición más amplia. El gran arte es más grande cuando sus materiales son las miserias humanas.

    ResponderEliminar
  2. Afecto y respeto hacia lo bello y lo feo. La estética es un arma de doble filo, crueldad al servicio de lo que no es definitivo.
    Es verdad, no se puede ir muy lejos, Goyo, por eso será que el mundo está así, con tanta gente que no es felíz.
    Digo yo.

    ResponderEliminar

· seguir por mail ·